17. Juni 2018 · Kommentare deaktiviert für Razzien in Tanger, Deportationen nach Südmarokko · Kategorien: Marokko, Spanien · Tags: , ,

El Mundo | 16.06.2018

Marruecos responde a la crisis migratoria haciendo redadas en los barrios donde viven los subsaharianos

  • Francia se ofrece a acoger a inmigrantes del Aquarius, que ya navega en aguas españolas
  • Marruecos permite una oleada de pateras en plena crisis migratoria
  • Cerca de 200 inmigrantes rescatados este sábado en aguas del Estrecho y de Alborán

Las presiones llegaron. Y Marruecos empieza a responder a la crisis migratoria. A su manera, con la violencia desmedida de sus fuerzas auxiliares. En el norte de Tánger, el sábado a primera hora de la mañana, la policía del reino hizo redadas en los apartamentos de los barrios de Mesnana y Boukhalef, donde viven miles de subsaharianos (hombres, mujeres y muchos niños) que aguardan la oportunidad de dar el salto por mar a la península. Arrestaron a 155 personas. Y, según la versión oficial, de la ciudad se llevaron en furgonetas en total a 280 migrantes hasta otras provincias del reino. También, en la carretera próxima a la valla de Ceuta detuvieron a los subsaharianos que merodeaban por la frontera. Ellos aseguran que cuando les detienen les dejan tirados en los alrededores de la ciudad de Tiznit, cerca del desierto, para dificultarles que vuelvan a a subir al norte del país y salir en patera.

„En esta época, por el buen tiempo y el final del Ramadán, siempre se disparan las salidas de las pateras. No es nada nuevo. Lo que pasa es que este año tenemos una mayor presión migratoria en el norte del país, no es cierto que estemos dejándoles salir para quitarnos el problema como nos acusan algunas personas desde España. Tampoco tiene nada que ver que tengan un nuevo gobierno. Siempre nos hemos llevado muy bien con los socialistas, solo hay que mirar la fantástica relación que han tenido Felipe González y Zapatero con Marruecos“, explican fuentes del gobierno alauí.

El viernes, Salvamento Marítimo rescató 62 pateras en el Estrecho de Gibraltar y en el Mar de Alborán. Había 686 personas subidas a estas embarcaciones (cuatro habían fallecido). Aquel día las fuerzas armadas de Marruecos también interceptaron a 53 subsaharianos que intentaron salir en motos de agua. Los migrantes aprovecharon la festividad del Eid Al-Fitr, el fin del Ramadán, y el estreno de la selección marroquí en el Mundial de Rusia contra Irán, para salir masivamente hacia la península. „Era el momento perfecto. El país estaba paralizado“, dicen desde Tánger un grupo de cameruneses.

El barrio donde viven, Boukhalef, se levantó hace poco más de una década con viviendas de protección oficial para marroquíes con pocos recursos. Algunas de las casas, abandonadas, fueron ocupadas por los migrantes. También hay vecinos autóctonos que alquilan pisos de poco más de 70 metros cuadrados en los que llegan a dormir hasta 10 subsaharianos. Por persona suelen pagar 200 dirhams (20 euros). La mayoría mayoría vienen de Nigeria, Camerún y Guinea Conakry. Y en las azoteas de algunas de las casas, guardan la Toy, como llaman a las barcas hinchables con las que se lanzan al Estrecho. Pueden medir tres metros y se llegan a meter hasta 12 personas. La plaza en una de estas barcas cuesta alrededor de los 500 euros. Su meta está tan sólo a 39 kilómetros en línea recta, pues desde lo más alto del Boukhalef se vislumbra en un día claro la punta de Tarifa.

Ähnliche Beiträge

Kommentare geschlossen.