Die spanische Regierung plant den Abzug des Salvamento Marítimo im westlichen Mittelmeer, um die Fluchtpassage von Marokko und Algerien nach Spanien um 50 Prozent zu drosseln. Die Schiffe und Hubschrauber der Seenotrettung sollen nicht mehr proaktiv das Seegebiet patrouillieren, sondern nur noch in dokumentierten Notfällen zur Rettung auslaufen, wie aus Brüssel gemeldet wird. Die NGO-Rettungsschiffe sollen nach Regierungsplan stillgelegt werden. Es handelt sich um einen Plan des proaktiven Ertrinkenlassens, in dem Papier wird mit Vergleichszahlen der Todesraten in den verschiedenen Mittelmeerregionen operiert.

Im Dezember 2018 hat das Salvamento Marítimo sein eigenständiges öffentliches Meldesystem über Twitter etc. vollständig eingestellt und dadurch ein Blackout der Informationen über Boat-people im westlichen Mittelmeer produziert. „European Solution“ dann also auch im westlichen Mittelmeer?

El Gobierno traza un plan para reducir un 50% la migración irregular.

El Ejecutivo ha esbozado un proyecto que contempla evitar el patrullaje activo de Salvamento Marítimo en las costas mediterráneas

[…] El Gobierno pretende reducir a la mitad el número de llegadas, que alcanzó un récord de 64.298 personas en 2018. Para ello, el Ejecutivo ha esbozado un plan que contempla evitar el patrullaje activo de Salvamento Marítimo en las costas mediterráneas, impedir que zarpen los barcos de ONG dedicados al rescate y presionar a Italia para que abra los puertos a los buques cercanos a su territorio.

[…] Los detalles fueron debatidos en una reciente reunión de la comisión delegada de asuntos migratorios, que lidera la vicepresidenta Carmen Calvo e integran los ministerios de Interior, Exteriores, Trabajo y Fomento. Una de las principales propuestas —pendientes del visto bueno definitivo— consiste en evitar que Salvamento Marítimo, organismo dependiente del Ministerio de Fomento, patrulle activamente las aguas del Mediterráneo. Los barcos de esta entidad en ningún caso dejarán de atender naufragios, pero sí esperarán a las llamadas de alerta en lugar de mostrarse proactivos, según explican las fuentes consultadas.

La labor de Salvamento Marítimo se ha visto en los últimos años muy condicionada por los rescates de pateras. En 2017, último ejercicio del que existen cifras, sus profesionales asistieron a 1.211 pateras, con 23.135 personas rescatadas, de acuerdo con la información disponible en su página web. Esa cantidad supone el triple que en 2016 y representa el 64% de todos los auxiliados en el mar. El desglose entre actividades realizadas por Marruecos y por España demuestra que el grueso ha recaído hasta ahora en los medios españoles: de todos los rescatados, el 82% correspondió a actividades directas de Salvamento Marítimo y el resto, a la coordinación con Marruecos.

Más rescates marroquíes

El Ejecutivo intenta ahora ampliar el ámbito de actuación marroquí, de manera que sus guardacostas asuman más rescates. El área de responsabilidad que Salvamento Marítimo considera propia en la zona del Estrecho y del Mediterráneo es superior a la de Marruecos.

Las fuentes consultadas insisten en que España atiende todos los naufragios de los que se tiene constancia y que por eso, entre otros motivos, el índice de mortalidad en esas aguas es inferior al del Mediterráneo central. Un 1,7% de los casos acaban en fallecimiento en el caso de España, frente a un 28,5% en la ruta que desemboca en Italia, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones —dependiente de la ONU— de enero. También influye que la distancia entre Marruecos y España es inferior a que hay entre Libia e Italia.

La nueva directriz coincide con un apagón informativo relativo a los rescates de pateras que aplica desde principios de diciembre Salvamento Marítimo en su cuenta oficial de Twitter. El organismo ha dejado de realizar el balance informativo de rescates de migrantes por esta vía.

Más allá de esa medida, que requiere la colaboración de Marruecos, el Ejecutivo ha decidido negar los permisos para zarpar a los barcos de ONG cuyo objetivo sea el rescate activo de náufragos provenientes de aguas africanas. Esta política ya ha comenzado a aplicarse. El buque de la organización Open Arms vio denegado su permiso para navegar desde Barcelona hacia el Mediterráneo central a principios de mes. Pocos días más tarde, el Aita Mari, de la ONG Salvamento Marítimo Humanitario, recibió una instrucción similar. En ambos casos, el argumento de fondo fue que las embarcaciones no reunían las medidas de seguridad necesarias para albergar un elevado número de personas rescatadas. […]

El Paìs | 30.01.2019

Spanien plant Abzug der Seenotrettung im westlichen Mittelmeer